La vuelta a los estudios durante la tercera edad

Posted by: Bastide Medical Category: Confort y salud, Consejos, Tercera edad Comments: 0

La vuelta a los estudios durante la tercera edad

Desde finales del siglo pasado, la población mundial se enfrenta a un fenómeno conocido como envejecimiento poblacional, que se debe a la reducción de la natalidad y a los cambios socioeconómicos que permiten una mayor supervivencia generacional. El aumento de la población envejecida ha generado mucho interés en diferentes ámbitos científicos y sociales, cosa que ha suscitado diversas investigaciones sobre el envejecimiento.

Una de las principales conclusiones de las investigaciones sobre los grupos de la tercera edad es que, como el envejecimiento genera un deterioro general de las capacidades físicas y cognitivas, se produce una reducción de la movilidad que crea necesidades de cuidado y aumenta la dependencia. Consecuentemente, se suelen reducir las ganas de salir de casa y disminuye la socialización. Estas condiciones no solo empeoran la calidad de vida, sino que también favorecen al envejecimiento prematuro.

Aunque el envejecimiento es un proceso natural inevitable, existen numerosas opciones que permiten hacer de la vejez una época agradable y productiva. Para evitar el deterioro físico y cognitivo, se debe ejercitar activamente tanto la mente como el cuerpo.

La actividad física y cognitiva favorece un proceso de envejecimiento activo, en el que se optimizan las oportunidades de participación, seguridad y salud, y aumenta la calidad de vida de las personas mayores.

El deporte moderado tiene numerosos beneficios sobre la autonomía del cuerpo y el estado de salud general.  Encontrará más información al respecto en nuestro artículo Beneficios del deporte en la tercera edad.

En cuanto a la actividad mental, los beneficios tienen consecuencias a nivel global en la calidad de vida de los ancianos. Es por ello que durante las últimas décadas se ha popularizado la vuelta a los estudios de las personas mayores. Por ejemplo, actualmente, las universidades ofrecen una amplia oferta educativa para personas mayores de 55 años. Cataluña es la comunidad autónoma con más opciones de estudios universitarios para la población de dicha franja de edad.

Son numerosos los beneficios del aprendizaje activo durante la vejez. Las clases son un gran incentivo para salir de casa y relacionarse con otras personas, evitando el aislamiento. Gracias a la socialización en las aulas, los ancianos construyen una red social más fuerte. Las personas mayores que vuelven a estudiar sienten una mejora global a nivel físico y mental. Además, el desarrollo cognitivo favorece la superación del duelo, ya que ayuda a sobrellevar la pérdida de un ser querido y a que esta se transforme en un proceso patológico.

En conclusión, sabemos que la actividad mental y física mejora enormemente la calidad de vida de las personas mayores, así que si le apetece transformar la vejez en una etapa vital de calidad, ¡no dude en enfrentarse a nuevos retos!


You've just added this product to the cart:

Todas las categorías

Métodos de pago 100% seguros

Soporte por Whatsapp

¡Recibe tu pedido en 48 horas!

Financia tus compras